José Garrido y Manuel Diosleguarde a hombros en Guijuelo

 

Fotos: Silvia Olmedo

Toros de “El Puerto de San Lorenzo” para Jose Garrido, Alejandro Marcos y Manuel Diosleguarde. 

El primero, de nombre “Cubanoso”, y excelentemente presentado fue recibido por Jose Garrido con unas templadas verónicas.

Brindó el toro al público y se puso, no muy acertadamente de rodillas para comenzar la faena, no muy acertadamente, puesto que el toro perdió las manos en repetidas ocasiones. 

Dejó muy buenas tandas por ambos pitones llevando al toro muy templado a media altura, finalizó con unas manoletinas y mató de una estocada trasera y caída. Oreja y aplausos al toro en el arrastre.

Salió el segundo toro de la tarde, llamado “Cigarrero”, de nuevo bien presentado y algo frío de salida, lo que imposibilita el recibo capotero a Alejandro Marcos.

En la muleta el toro tenía un buen pitón derecho y que tras una primera gran tanda, hizo que comenzase a sonar la música.

El resto de la faena se caracterizó por la poca transmisión del torero hacia los allí presentes y que el toro con el paso de los muletazos se fue poniendo cada vez más complicado en sus embestidas.

Pinchó en el primer intentó con la espada, dejó un bajonazo que hizo guardia, y tras otra media estocada dobló el toro las manos.

Recibió gustosamente Diosleguarde por verónicas a “Inspector”, tercero de la tarde y de nuevo bien presentado.

Brindó al público y comienza con unos muletazos muy templados en el tercio sacando el toro hacia el centro de la plaza. 

Dejó extraordinarias series con ambas manos, gustándose, apesar de que el toro perdió las manos en algunas ocasiones.

Para acabar la faena, dejó buenos muletazos dejándose llegar al toro, que apunto estaba de rozar los muslos del torero.

Mató de una estocada algo caída y fue premiado con las dos orejas. El toro recibió una excesiva vuelta al ruedo.

Garrido comenzó de nuevo con unas templadas verónicas al cuarto y peor presentado de la corrida.

El toro estaba algo agarrado al piso y le abrió la ceja a Garrido tras un derrote en un pase de pecho.

A partir de ahí, un revuelto Garrido exprimió lo poco que tenía el toro y al que cada vez le costaba más pasar por los trastos del torero.

Mató de una estocada trasera y tendida. Fue premiado con una oreja que le abría la puerta grande y el toro fue arrastrado entre leves pitos.

Aparecía por toriles el quinto y mejor presentado de la tarde al que recibió sin mucho lucimiento Alejandro Marcos.

Durante el tercio de banderillas, José Luis Hernández “Zuri”, tropezó y un atento Jose Garrido le libró de la cogida, sufrió una fractura del tendón de Aquiles.

Se encontró en la muleta un toro sin fuerza, descastado, y que llegó a echarse afligido en alguna ocasión. Recibía pitos Alejandro Marcos, por lo que decidió irse a por el estoque de muerte. Mató de media estocada y diversos golpes de descabello.

El toro fue arrastrado entre pitos y el torero fue silenciado.

Salió el último toro, que más bien parecía un búfalo.

Con el capote denotó una gran falta de fuerzas, cosa que se vio acrecentada tras el primer puyazo y único puyazo.

Toda la plaza pidió con enloquecidamente que el toro fuera devuelto, pero no fue concedido por el presidente aunque Diosleguarde tampoco tenía mucho empeño en tirarle para que saliese el sobrero.
Lo intentó con la muleta Diosleguarde, que poco pudo hacer, tras las numerosas ocasiones en las que el toro tocó suelo.

Finalmente consiguió sacar algunos buenos muletazos que se esfumaron por un pinchazo y dos estocadas que hicieron guardia, pareciendo el toro prácticamente un colador.

El toro recibió pitos y Diosleguarde fue silenciado.

RESEÑA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Guijuelo, segunda corrida de abono con toros del “Puerto de San Lorenzo” para:

Jose Garrido: oreja y oreja.
Alejandro Marcos: silencio y silencio.
Manuel Diosleguarde: dos orejas y silencio.

Entrada: casi lleno.

PABLO GONZÁLEZ


































Comentarios