La Diputación de Zaragoza y la Empresa Zúñiga y Toros SL firman el contrato de arrendamiento de la Plaza de Toros de la Misericordia

 


La entidad ha resultado ser la ganadora del concurso convocado. Con un canon de 502.000 euros anuales, el primer espectáculo que organizará será la feria de San Jorge.

La Diputación de Zaragoza y la empresa Zúñiga y Toros SL han firmado el contrato de gestión de la Plaza de Toros de la Misericordia para los próximos cuatro años. La sociedad ha resultado ser la ganadora del concurso organizado por la Diputación de Zaragoza para adjudicar dicho contrato de arrendamiento patrimonial. El primer espectáculo que se celebrará en el coso zaragozano tras la adjudicación será la feria de San Jorge.

El contrato firmado fija un canon de 502.000 euros anuales (IVA incluido). La nueva adjudicataria de la Plaza de Toros de la Misericordia organizará anualmente dos ciclos de festejos, la feria de San Jorge y la del Pilar, en los que tendrán lugar ocho corridas de toros, una de ellas concurso de ganaderías; una corrida de rejones; tres novilladas con picadores; y un bolsín taurino con dos clases prácticas y una novillada sin picadores como final del mismo.

En cuanto a los festejos populares, el pliego del concurso establece que la empresa adjudicataria de la Plaza de la Misericordia podrá organizar este tipo de espectáculos tanto durante los días de la feria del Pilar como en la de San Jorge. Además, concreta los festejos que podrán celebrarse: vaquillas matinales, concursos de recortadores con anillas; desencajonadas; concursos de recortadores con toros; Gran Prix de las peñas; concursos de roscaderos; exhibiciones de bravura con obstáculos; concursos de recortes con toros embolados a fuego; encuentros internacionales de tauromaquias populares; y otros similares que permita el reglamento taurino de Aragón.

El contrato establece un descuento del 25% en cualquier abono de temporada y del 15% en las localidades para jóvenes aficionados y para jubilados.

Además, como fomento de la tauromaquia se mantiene la corrida concurso de ganaderías en la que deberán lidiarse, al menos, ejemplares de tres de los seis encastes fundacionales, una novillada con picadores deberá pertenecer al encaste Santa Coloma y otra a un hierro histórico excluido de los festejos convencionales y se adquiere el compromiso de que al menos uno de los festejos programados en la temporada esté encuadrado dentro de los denominados ‘goyescos’.

Comentarios