Juan Andrés González: "Los sobresalientes están muy infravalorados por parte incluso de los profesionales"

 


Juan Andrés González es un torero y empresario taurino salmantino que ya está curtido en mil batallas en ambos sectores del toreo, y es que este diestro sabe perfectamente en qué situación se encuentra su carrera, por dónde debe y no debe pasar y se conoce todos los entresijos como para ser consciente del camino que debe recorrer. Aunque parezca absurdo, lo citado anteriormente es vital para dirigir la carrera de un torero lo más dignamente posible sin someterse al imperio de poder de muchos empresarios, es por ello que Juan Andrés ya no prioriza el torear por torear, sino el torear con un sentido y con una razón. Vivimos en una época en la que las oportunidades son nulas, y toreros del corte de Juan Andrés están muy de moda, esos toreros con un concepto puro y exquisito que ahora mismo gustan mucho, pero claro, sin oportunidades nunca lo descubriremos.


¿Cómo has llevado esta temporada?

  • Bueno, ha sido una temporada que la he marcado más bien empresarialmente, y la verdad es que empezamos con mucha incertidumbre preparando la temporada, porque no sabíamos si se iba a dar o no. Al final ha sido una temporada buena, han salido muchos proyectos hacia adelante y en lo que se refiere a organización de espectáculos no me puedo quejar.


¿Es duro el toreo?

  • Sí, al final desde pequeñito hipotecas tu juventud por un sueño, el ser matador de toros y llegar a figura del toreo. Ahora con el tiempo pasado si que ves que ha sido duro y que has invertido mucho tiempo por un sueño que a veces se trunca a pesar de llegar a matador de toros. Pero al final el triunfar recompensa todo el sacrificio. Es una profesión en la que a pesar de que tengas capacidades, estés preparado física y mentalmente también te tiene que acompañar un poco la suerte para poder entrar en buenas ferias, que no haga aire, que el toro embista, que te acoples… Son muchas circunstancias en las que a pesar de que tengas condiciones la suerte es vital, pero es una profesión que no cambiaría por ninguna del mundo y si volviera a nacer volvería a querer ser torero.


¿Has pensado en retirarte en algún momento?

  • No, no entra en mis planes, ya no toreo como antes, hago algún festival o alguna de sobresaliente pero bueno, sigo vinculado, moviéndome como empresario. Encima te ofrecen algunas corridas de toros a las que antes podías ir pero en la situación que me encuentro personalmente, pues no me apetece jugarme la vida gratis, lo tengo en un segundo plano, pero he nacido torero y moriré torero.


¿Cómo ves la situación actual del toreo?

  • Está complicada, porque profesionalmente hay muchos intereses de por medio al final, de esos cambios de cromos como se dicen ahora, como es lógico porque tienen que defender sus taquillas y sus ferias, y luego ya los toreros actuales se arriman muchísimo, ves a algunos chavales con una técnica y una estética impresionante que salen de las escuelas muy preparados. La complicación añadida al que quiera ser torero es que ya no te vale con triunfar en Madrid y dar una vuelta a España, sino que tienes que triunfar todos los días y jugarte la vida a diario. Por último el factor que tenemos en contra es el antitaurino, las multinacionales animalistas que realmente hacen muchísima fuerza en un país taurino y ponen a mucha gente en contra, pero sobre todo también la política, la política lo tergiversa todo hacia sus intereses, y los toros deben de estar fuera de ella porque es la fiesta del pueblo y hay que hacerles frente desde todos los medios a través de una unión que defienda la tauromaquia.





¿Notas cierto menosprecio hacia los sobresalientes?

  • La verdad que cuando he actuado como sobresaliente me lo he tomado un poco como si actuara en la misma corrida : puesto en el caballo, en el burladero de matadores… Me lo he tomado un poco diferente a lo que otros compañeros sobresalientes lo toman, pero bueno yo cuando me visto de torero tengo la ilusión de ponerme delante, y cuando he actuado he pedido el favor al matador para hacer un quite, porque no concibo ponerme el vestido de luces sin ponerme delante del toro. Pero es cierto que no te hacen mucho caso, eres el último que está por allí, y al final no se dan cuenta de que en cualquier momento te puedes quedar con la corrida entera, entonces creo que están muy infravalorados por parte incluso de los profesionales la verdad, creo que se les debería dar un hueco mayor. Es algo que se ha visto como si fuéramos gente medio retirada que va a ganarse un sueldo, pero nos vestimos de luces para ponernos frente al toro aunque sea en un quite.


¿Cómo afrontas el 2022?

  • Con incertidumbre la verdad, como torero tengo hablados un par de festivales que no sé si saldrán vista la situación. Como empresario tengo bastantes cosas hechas y programadas, esperemos que la situación sanitaria mejore y se puedan celebrar. Tengo bastantes plazas importantes cogidas para la organización de espectáculos, y a ver si va todo como debería de ir dejándonos trabajar.


¿Qué empujón crees que necesita tu carrera?

  • Yo creo que pasa por plazas importantes, como puede ser que te pongan en una corrida de toros un domingo de verano en Las Ventas, poder triunfar y abrirte camino. La situación ahora mismo está muy difícil porque hay muy pocos festejos en los que todos queremos torear y es casi imposible meter cabeza, antes las figuras toreaban 100 corridas y ahora 30, y al final esas tienen que ser las de los pueblos y capitales, por eso abarcan todo el mercado de festejos, por ello es muy difícil que salga gente joven.


¿Con qué objetivo enfocas el 2022?

  • Con poder disfrutar de mi profesión poniéndome delante de la cara del toro, para disfrutar tanto en un tentadero, como en una corrida de toros o en un festival. La verdad que siempre intento ponerme delante de los animales y disfrutar de ello.


¿Has tenido que rechazar torear por salarios denigrantes en este 2022? Ya que ha sido un año donde han imperado ese tipo de ofertas.

  • Sí, la verdad que si, como te decía anteriormente ahora mismo la situación económica tanto para ganaderos, empresarios, ayuntamientos y toreros no es la más boyante, y ahora en mi situación el poder torear ya no por debajo de los mínimos sino cubriendo los gastos, sin traerme un duro para casa, pues no me lo planteo. Es una situación que cuando eres joven no lo miras, porque miras el querer torear sin mirar el cartel, la corrida… Pero ahora mismo sin traer un dinero a tu casa no merece la pena, entonces sí que lo he rechazado porque ahora mismo no es mi prioridad la verdad.


¿Quién es Juan Andrés González?

  • Un matador de toros de Salamanca, con muchísima ilusión y ganas, que ha mamado el mundo de los toros desde pequeño cuando mi padre me llevaba a los toros. He intentado siempre respetar la profesión lo máximo posible, ser lo más digno posible, creo que he sido un buen torero con un buen concepto de la tauromaquia. Pero creo que me ha faltado la suerte con la espada cuando he pinchado buenas faenas, o cuando he sufrido percances como el que sufrí en el brazo que sigo arrastrando a día de hoy… Esto último ha influido mucho en mi carrera porque cada día que toreaba tenía que hacerlo infiltrado tras una cogida en Madrid ya que no podía con la muleta, y bueno, esa lesión en el nervio me ha influido mucho tanto con la espada como con la muleta, la he afrontado lo mejor que he podido y con la mayor de las ilusiones. Siempre he querido ser digno en esta profesión y devolver al toro todo lo que me ha dado y lo que me sigue dando a día de hoy.

Aitor Vian

Comentarios