Sangre de Llaguno

 


Desde aquella tarde del 3 de agosto de 1997 en la que “El Juli” indultara a “Feligrés” de la dehesa de la Venta del Refugio no se había vivido una tarde tan emotiva como la que se vivió hoy en la Monumental de Insurgentes en que Juan Pedro Llaguno , que destapo el pomo de las esencias dejando plasmada en las pupilas de los dos mil aficionados , la faena de arte y duende que realizo al novillo “El 17” de la ganadería mexiquense de Caparica.

Llaguno hizo una faena cadenciosa al segundo de la tarde, toreándolo “de aquí hasta allá “en la cual el miembro más joven del dinasta Llaguno, estuvo en artista desde que tomo el percal saludando a su enemigo de blanca cornamenta con acompasadas verónicas y con la muleta ejecuto magistralmente la “Arruzina” pase de la invención del (Ciclón Mexicano) Carlos Arruza y el pase de la firma consintiendo al noble burel entre pase y pase. Encastado ejemplar que siempre fue a más y el novel espada dispuesto a darle pelea.

Al final de su labor artística con la franela el respetable pedía el indulto y el novel torero queretano hizo caso omiso a este pedimento por parte del cotarro, tirándose a matar con gran decisión dejando una gran estocada que le valió la petición del rabo y quedó en dos orejas muy celebradas, para salir a hombros.

Demostró que es un torero completo pues cubrió espectacularmente el tercio de banderillas, mato de una gran estocada que tuvo como reacción inmediata por parte del diletante publico la petición del rabo que solo quedo con la premiación de dos orejas y el arrastre lento para el noble burel de Caparica.

Con el quinto de la tarde bautizado con el nombre “Juan Pablo” número 221 en honor del varilarguero Juan Pablo Gonzáles quien falleciera hace un año víctima del terrible virus del COVID 19, un toro negro bragado caridelantero con 481 kilogramos al que recibió dos largas cambiadas de rodillas. Llevando al morito al caballo con chicuelinas antiguas y realizando un quite por cordobesas. Tomo nuevamente los zarzos brindando al público, colocando pares al cuarteo, al violín y al quiebro en tablas, dando dos vueltas al redondel. Brindó al público, y tuvo algunos pasajes artísticos con la franela pego un par de muletazos por ambos pitones y adornos por la cara; Con la toledana, no estuvo certero pincho en dos ocasiones y saludo en el tercio.

El primer espada del cartel, el hidrocálido José Miguel Arellano, demostró la gran evolución que ha tenido como novillero realizo un toreo moderado, bonito, estructurado, que desplegó con el primero de la tarde, otro de los ejemplaras de la ganadería mexiquense que tuvo un excelente juego.

La faena del hidrocálido tuvo detalles de buen toreo, con largos y estéticos pases de pecho, y dosantinas que calaron hondo en el público, hasta que vinieron los fallos con la de matar, pinchó en dos ocasiones y mato con el descabello y escuchó un aviso perdiendo la oportunidad de cortar la primera oreja. de la tarde. Arrastre lento para el que abrió plaza de nombre “Siempre en mi mente” herrado a fuego con el número 219.

Al segundo de su lote “Carajillo” número 241 le pegaron de más en el tercio de varas, y aunque el astado de Caparica tenía nobleza, como todo el encierro, se apagó rápidamente como consecuencia del excesivo y abusivo castigo que recibió por parte del picador Juan Antonio Martínez llegando sin fuerza a la muleta de Arellano. Con la espada estuvo mal y de malas pincho en siete ocasiones, recibió dos avisos y un sepulcral silencio en los tendidos.

 José Alberto Ortega tercer espada que debutaba en el embudo de Insurgentes estuvo en el mismo tenor de entrega, resaltando su actuación en la lidia del que cerró plaza “Recordándote”, número 222, de pinta entrepelado bragado meano, cornivuelto que pesó 457 kilogramos en la romana, un novillo de trote alegre y pronta embestida al que recibió tres largas cambiadas de rodillas en los medios, con unas ansias enormes de triunfo. Y que al realizar un quite por faroles y cuando iba a rematarlo con una larga cambiada de rodillas el encastado burel hizo por él, pegándole una paliza de órdago que tuvo como consecuencia la fractura del tabique nasal.

Maltrecho, dolorido y con dificultades para respirar por la fractura de nariz el valiente novillero tlaxcalteca regreso a enfrentar al sexto de la tarde, el que conservaba intacta su noble embestida, dándole un par de sentidas tandas de derechazos que provocaron que se emitiera un profundo y sentido olé de las dos mil gargantas de los aficionados que poblaron los tendidos de la Plaza México. Para luego tirarse a matar dejando una estocada trasera y desprendida, que fue premiada con un apéndice y con la cual dio una vuelta al ruedo el maltrecho tercer espada tlaxcalteca.

Ficha

Ciudad de México. - Plaza México. Tercera y última novillada de la Temporada de Reapertura 2021. Dos mil personas aproximadamente personas en tarde templada. Novillos-toros de Caparica, parejos en hechuras, de grato trapío, de los que destacaron 1o., 2o., por su clase, ambos premiados con arrastre lento, y el 6o. por su bravura. Pesos: 469, 454, 452, 454, 474, 481 y 457 kilos. José́ Miguel Arellano (azul turquesa y oro): Palmas tras aviso y pitos tras aviso. Juan Pedro Llaguno (azul celeste y oro): Dos orejas y ovación. José Alberto Ortega (verde olivo y oro): Palmas tras aviso y oreja con petición.


Por: José Ricardo Gómez Cardona







































Comentarios