Los Forcados Armadores de México, triunfan en la corrida de rejones

 




La corrida de rejones y la combinación del show ecuestre de los caballos Domecq, fue una buena fórmula para convocar a casi quince mil almas a la Plaza de Toros México este domingo en donde la multitud disfrutó de la actuación de los forcados de diversos grupos del país quienes constituyeron el grupo de (Forcados Armadores de México) , que se llevaron la tarde por sus espectaculares pegas destacando la actuación de René Tirado líder de esta agrupación quién dio una vuelta al ruedo, tras una gran pega al cuarto de la tarde.

Festejo que “giro” en torno del mundo hípico teniendo como preámbulo, suertes de doma y charras, incluida una escaramuza, organizada por los asistentes de Pepe Garay hijo y sus caballos de la Casa Domecq. Establecida en nuestro país, por el gran filántropo Don Antonio Ariza Cañadilla representante de esta casa vinícola en México.

Abrió el festejo Jorge Hernández Gárate, quien sustituía a Andy Cartagena. Con su usual toreo tradicional y gran dominio de sus jacas, el jinete potosino, al que hizo una faena con mesura al descastado toro de La Estancia en la que sólo faltó mayor precisión a la hora de matar para desorejar al primero de la tarde.

Con el segundo de su lote de nombre “Pero no Digas”, número 3, salinero bragado meano y cornivuelto con 550 kilogramos, un astado de bondadosa embestida, que dejo al rejoneador potosino gozar de una labor estructurada, pues desde que el burel salto al albero de la México, notó la calidad de este, al que clavó rejones con gran habilidad antes de dejarlo con la fuerza justa para una faena llena de delicadeza y temple, con recortes torerísimos y gran técnica para ejecutar la “sentina”. Desafortunadamente fallo con la hoja de peral pinchando , perdiendo la oportunidad de córtale por lo menos una oreja al cuarto de la tarde.

Gran pega la que realizo René Tirado a “Pero no digas” quien se llevó la ovación de la noche, quién demostró su habilidad para acomodarse a las embestidas de los toros, la forma de citarlos, de alégralos y la cadencia para ir hacia atrás y tomar con gran exactitud la cabeza del toro para cuajar unas pegas más espectaculares que se han visto en el embudo de insurgentes poniendo al público de pie quien le brindo una gran ovación y lo hizo dar la vuelta al ruedo. 

Emiliano Gamero con su personalidad rebelde, vestido con el atuendo charro y su comprometida a forma de montar sus cabalgaduras y así cautivar con el respetable. En cada uno de sus toros buscó dar alegría al cotarro, ávido de más emociones.

Sus dos faenas no tuvieron la redondez esperada, confecciono los pasajes más emocionantes de la tarde, con ceñidas cabriolas montando a "Jaque Mate", que fueron la parte fundamental de otra actuación destacada que no tuvo el anhelado resultado para poder pasear en sus manos las orejas. También destacó la forma de recibir al quinto llamado “Capote de Oro”, al que recibió aporta gayola y que corrió por delante muy bien con la garrocha.

Tuvo su presentación en el coso de insurgentes el novel caballista Fauro Aloi con «Santanero», herrado a fuego con el número 20, dejando un par de rejones, y mostrando un gran dominio de sus corceles. Los Forcados hicieron su pega a la primera y en el colofón de la faena, ejecuto dos grandes pares de banderillas cortas e intento matar dos veces con el rejón de muerte, y ya pie a tierra, mato al tercer descabello. Dando vuelta al ruedo con el forcado.

Cerró el festejo con «Saeto», número 36, berrendo en cárdeno claro bragado meano calcetero caribello, bien puesto de pitones con 520 kilogramos le brindó al señor ganadero Juan Pablo Bailleres. Coloco tres banderillas, una de ellas al violín. El grupo de forcados armadores de México lograron consumir la pega al tercer intento, un par de banderillas cortas al relance. Mato nuevamente con el descabello para dar la vuelta al ruedo con el forcado Jaime Guerrero.

Al concluir festejo de rejones se realizó el segundo bloque show sinfónico hípico de la casa Domecq, que tuvo fuegos artificiales, luz y sonido cerrando el espectáculo con la canción México y lindo y querido que estremeció y puso a cantar a la afición que aún no abandonaba sus localidades.

Ficha

Corrida de Rejones y Show Sinfónico Ecuestre Domecq

Entrada tres cuartos en el tendido numerado (14,000 personas)

Toros de La Estancia, bien presentados y desigual comportamiento

Jorge Hernández Gárate, vuelta al ruedo y silencio

Emiliano Gamero, vuelta al ruedo y vuelta al ruedo

Fauro Aloi, vuelta al ruedo y vuelta al ruedo

Vuelta al ruedo de Rene Tirado por su magnifica pega al cuarto de la tarde.


Por José Ricardo Gómez Cardona






































Comentarios