Tafalla, los de La Ruiza merecían más

 


El sol hizo resplandecer las pintas de los Prieto de la Cal, todos cinqueños excepto el cuarto. Se emplearon bravos en varas menos segundo y sexto. Sin embargo, salvo tercero y quinto, frente a la muleta acusaron sus peleas.

Sánchez Vara, que banderilleó sin brillo sus ejemplares, saludó desde el tercio tras matar a la segunda al que abría plaza. En su otro oponente, tras hacerlo de media, se arrancó a una vuelta.

Serafín Marín, quien sorteó el peor lote, silencio tras metisaca eficaz; y silencio tras media delantera que necesitó dos descabellos.

Javier Orozco, oreja pese a no entender al toro que brindó al ganadero, sobre todo por la buena estocada. En el que cerraba el festejo, silencio tras demorarse con la espada.

Se desmonteraron Juan Carlos Donaire y Ángel Luis Mayoral tras parear al tercero. Este toro y el cuarto fueron aplaudidos en el arrastre por un público que ocupaba algo menos de media plaza.

¿Falta de rodaje en tiempos atípicos? ¿Exceso de precaución? Para mí que los de La Ruiza merecían más.


Jesús Javier Corpas Mauleón


Comentarios