Morante, altruismo frente a incongruencia


José Antonio Morante Camacho, Morante de la Puebla en los carteles, ha resultado muy merecido ganador del Premio Nacional de Tauromaquia; nadie se lo va a discutir. Realizó una temporada 2021 brillantísima, donde ha sido el número uno en todos los aspectos. Y lo celebra regalando la elevada remuneración económica con que está dotado para el cuidado de las personas mayores. Le honra.

El jurado argumenta en el fallo “la singular personalidad creativa de un artista que recrea y renueva el toreo cásico para el público actual” (sic); y “su compromiso con la tauromaquia en un momento especialmente difícil tras la crisis provocada por la COVID-19, en la que el diestro, asumiendo su responsabilidad como primera figura del toreo, ha diversificado sus actuaciones” (sic).

Aprovecha el genial Morante los micrófonos por el trofeo para denunciar la incongruencia del gobierno: en tanto su Ministerio de Cultura y Deporte le galardona, excluye la fiesta de lo que se atreve a llamar “bono cultural”.

Paradoja por pura fobia de algunos; grandeza frente a mezquindad; contrastes de la vida. Grandeza en el que se la juega cada tarde, mezquindad de quien nos la fastidia cada día.

Esta máxima figura ha puesto patas arriba la temporada. En tiempos con predominio del encaste Domecq (84% de las corridas en el sur, 64% en el norte) este sevillano lidió un puñado de hierros que no estilan quienes ocupan puestos cimeros del escalafón. Así, los Urcola-Vega Villar de Galache, los Miura, los Santa Coloma de La Quinta o los Veragüa de Prieto de la Cal. También, esto es otra cosa, los Núñez de Alcurrucén. Además, ha culminado el ciclo faenas antológicas sobre las arenas de Las Ventas, Maestranza u otros ruedos, nada raro en él.

El espada de La Puebla del Río, siempre ha sido artista. En cambio, numerosas veces no le acompañaba la suerte en los sorteos; aún así siempre rebosa afición. Igualmente, hace mucho que le consideran sus compañeros “torero de toreros”. Y está en sazón.

Ahora lo culmina con ese obsequio de los treinta mil euros para los ancianos acogidos a la Casa de Misericordia. Es la gestora del ruedo pamplonés. 

Explica que lo hace debido a su merma de recursos por las restricciones. Dicha institución benéfica no se ha podido financiar con las 360.000 entradas que, sumando los festejos taurinos de tarde y matinales, vende cada San Fermín. Y se han perdido dos Ferias del Toro.

José Antonio, solo te falta volver a la monumental navarra, donde tan bien has toreado otrora. Te lo recordé hace tiempo, cuando nos encontramos en Madrid. Ocurrió, casualidad, en el palacio que edificó y habitara un navarro, Juan de Goyeneche. Salías de él, que alberga la Academia de Bellas Artes, cuya Medalla de Oro ha entregado dicho Ministerio de Cultura a muchos diestros. Lo traigo a colación para quienes reparten el polémico bono que apellidan “cultural” y pagamos entre todos. 

¡Enorme, José Antonio Morante de la Puebla! ¡Felicidades, maestro!





JESÚS JAVIER CORPAS MAULEÓN

Fotografías, Morante con el autor y triunfante en Valladolid.


 

Comentarios