¿Sabías quiénes eran Las Noyas?

 


Las Noyas era una cuadrilla de jovencitas de Barcelona que se hicieron muy famosas toreando por las plazas de España y, como no, en la del Torín. El grupo se fundó en 1895 gracias al empresario y periodista Mariano Armengol, también conocido como “el Verduguillo” ya que ese era el pseudónimo que utilizaba para escribir sus crónicas. Él mismo se encargó de entrenar a las chicas (básicamente quinceañeras) durante 3 años y de lanzarlas a la fama cuando consideró que ya estaban preparadas. Y eso ocurrió el 10 de marzo de 1895 con su debut en la plaza del Torín durante el que obtuvieron un éxito notable.

Las líderes del grupo eran las matadoras: Dolores Pretel “Lolita” y Ángela Pagès “Angelita”. De Lolita se dice que era una mujer culta a la que le gustaba leer y tocar el piano. En cuanto a su forma de torear, parece que tenia un estilo clásico y elegante pero que a la hora de matar se lanzaba a ello con todas sus fuerzas. Por lo que a “Angelita” se refiere, empezó como banderillera y fue subiendo en el escalafón hasta llegar a matadora.

Banderilleras eran las hermanas Justa y Encarnación Simó, Julia Carrasco, María Pagès (hermana de Angelita), Maria Munubeu e Isabel Jerro.

Las “Noyas” torearon juntas en 45 corridas en 1895 y en 50 el año siguiente, siempre en plazas llenas a rebosar. En 1897, estuvieron en 68 corridas entre España, América y Filipinas en las que obtuvieron mucho éxito. En 1902 el la cuadrilla se dividió separándose en dos grupos: Lolita se juntó con  Emilia HerreraHerrerita” y Angelita hizo lo mismo con Pepita Mola organizadas con sus respectivas cuadrillas. Por entonces Lolita se casó con el torero valenciano Eduardo Serrano “Gordat”.

El 2 de junio de 1908, en pleno auge del toreo femenino durante el mandato de Antonio Maura, el Ministro de Gobernación Juan de la Cierva prohibió a las mujeres participar en las corridas de toros mediante una Real Orden que decía lo siguiente: “Constituye un espectáculo impropio y opuesto a la cultura y a todo sentimiento delicado, que en ningún caso deben las autoridades permitir su celebración, pues las mujeres en el ruedo ofenden la moral y las buenas costumbres”. Y así acabaron las cuadrillas de señoritas toreras hasta que en 1934 se levantó la prohibición.


Fuente: blog "Cosas de Absenta"

Comentarios