Perera y Roca Rey cortan una oreja cada uno en la séptima de abono

 


El Juli se va de vacío en una tarde en la que hubo toros destacados de Garcigrande


Miguel Ángel Perera y Roca Rey han sido los triunfadores de la corrida celebrada esta tarde en sevilla, séptimo festejo de la feria de San Miguel. El extremeño cortó una oreja del quinto y el peruano otra del toro que cerró plaza. El Juli también hizo una faena destacable al primero de su lote, pero se fue de vacío. La corrida de Garcigrande tuvo varios toros con posibilidades de triunfo. 

FICHA:

Se lidiaron seis toros de Garcigrande -tercero con el hierro de Domingo Hernández-, bien presentados, el mejor el quinto, aunque también destacaron primero y segundo.

El Juli, ovación tras petición y silencio.
Miguel Ángel Perera, ovación tras leve petición y oreja.
Roca Rey, ovación y oreja.

Lleno de no hay billetes.

Saludaron en banderillas Antonio Chacón, El Pilo y Javier Ambel.

COMENTARIO:

El primero de la tarde fue devuelto por falta de fuerza. Salió el sobrero y El Juli toreó bien a la verónica ganando terreno. En el quite estuvo templado a la verónica y con la muleta se acopló inmediatamente con el de Garcigrande. Comenzó con doblones y buenos derechazos y a continuación dejó la muleta siempre en la cara para ligar. Después de la primera serie al natural sonó la música y siguió por ese lado una serie más. Volvió a la derecha para agotar las últimas embestidas, pero ya la faena había bajado en intensidad.

El cuarto salió manseando y Juli tuvo que ir a buscarlo para capotearlo cerca de chiqueros. Hizo un quite por chicuelinas rematado con dos medidas. En la muleta se encontró con un toro de nula transmisión al que intentó encelar sin resultado. Ante esto procedía entrar a matar, lo que logró al tercer intento. 

Miguel Ángel Perera recibió al segundo con buenos lances bajando las manos, intentando recoger a un toro que tendía a irse suelto. Siguió el de Garcigrande mostrando su mansedumbre en banderillas. Perera lo brindó al público y el toro también salió suelto de los primeros muletazos. En los medios fue recogiendo y haciendo su embestida, toreando con temple por el lado derecho y dejando siempre en la muleta en la cara. Así calentó el ambiente. Cuando cogió la zurda el toro acusó más la mansedumbre y buscó tablas. Pero Perera no se dio por vencido y remató bien su faena. La pena es que se le fue la estocada baja y enturbió su labor.

Al segundo de su lote, Perera lo toreó despacio con el capote, dejando buenos lances y buena media. El toro fue medido en el caballo y el extremeño se lució en un variado quite que comenzó por chicuelinas y se convirtió en un galleo para dejar al toro en el segundo puyazo. Comenzó la faena de rodillas en los medios para dar dos pases cambiados y torear en redondo con ligazón y temple. Ya de pie dio dos series ligadas y redondas. Bajó algo la intensidad al natural y la faena tuvo un corte al perder la verticalidad el de Garcigrande. A partir de ahí, todo tuvo menor intensidad al acusar el toro el esfuerzo. Mató de estocada y le fue concedida una oreja.

El tercero embistió muy desordenado al capote de Roca Rey, sin que este pudiera lucirse. El toro fue protestado por su flojedad, pero Roca Rey lo sacó a los medios y empezó a ligar con la mano derecha. Fueron dos series de mérito llevando sometido a su enemigo. Muy por encima Roca Rey de su oponente, un toro que por el lado izquierdo fue más remiso a embestir. El peruano tragó más por ahí en una labor de superioridad que remató de estocada. Ovación.

Roca Rey trató con suavidad al sexto con el capote. También dosificaron el castigo en varas y en la muleta el peruano ligó en los medios con autoridad a pesar de que el animal embestía a media altura. Por el izquierdo empezó a protestar el toro y se vino abajo, limitando la labor de Roca Rey. Muy avanzada la faena, ligó un circular invertido y la gente reaccionó. Se quedó en ese terreno para completar un arrimón en toda regla. Mató de estocada contraria y hubo petición y concesión de oreja.

Comentarios