La terna de matadores muy por encima de los toros en Villamayor de Santiago

 


Plaza de toros de Villamayor de Santiago (Cuenca). Dos tercios de entrada. Astados de la divisa de Salvador Domecq, el 5º lidiado como sobrero. Nobles pero con poca fuerza y casta en la mayoría de los casos.


Curro Díaz (Azul turquesa y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Alberto López Simón (Azul turquesa y oro): 2 orejas y 1 oreja.

Mario Sotos (Azul marino y oro): 1 oreja y 2 orejas.

Noble aunque desrazado el encierro de Salvador Domecq lidiado hoy en el coso conquense de Villamayor de Santiago, que ha tenido la fortuna de encontrarse enfrente una terna de espadas que ha sabido extraerle lo bueno que llevaban dentro los animales del hierro gaditano.

Curro Díaz ha sorteado un lote tan noble con falto de fuerza. A media altura y con gran suavidad ha pulseado la embestida del ejemplar que ha abierto la corrida, estando siempre muy a gusto el torero, que ha coronado su actuación de un sensacional espadazo, en el mismo hoyo de las agujas. Una oreja.

El cuarto tampoco ha estado sobrado de fuerza, derrotando al final del viaje para atrapar la muleta. Con buena técnica, paciencia y conocimiento, Curro Díaz ha firmado un trasteo a más, logrando algunos naturales muy templados, con el empaque y el sello personal del matador de Linares. Nuevamente, ha recetado Curro Díaz una extraordinaria estocada. Dos orejas.

Muy templado y poderoso a la vez ha estado López Simón ante el segundo del festejo, un toro que tenía mayor disparo en el inicio de su embestida que remate final de la misma, ya que le ha costado salirse del muletazo. Muy firme y seguro el torero madrileño, con la mente despejada para pensar delante de la cara de su antagonista. Estocada arriba. Dos orejas.

El quinto ha sido devuelto al acalambrarse durante la lidia y arrastrar los cuartos traseros. En su lugar, ha saltado al ruedo el sobrero, perteneciente a la misma ganadería, Salvador Domecq. Con mucha suavidad lo ha recibido con el capote López Simón, que posteriormente ha hilvanado una faena en la que la voluntad y la entrega del diestro de Barajas han estado muy por encima de las condiciones mostradas por su enemigo. Pinchazo y estocada desprendida. Una oreja.

Mario Sotos ha tenido que poner toda la carne en el asador para no quedarse atrás en el triunfo, ya que su lote no se ha prestado demasiado al lucimiento. El tercero ha llegado muy parado al tercio final, siendo necesaria una buena dosis de disposición y entrega para sacarle partido. Esas han sido las bases de la labor muleteril de Mario Sotos, brindada a la memoria del Maestro Pedro Martínez “Pedrés”, fallecido ayer. Pinchazo y estocada. Una oreja.

Garra y pundonor ha tenido la actuación de Mario Sotos en el sexto de la corrida, otro toro noble y con fijeza pero con las fuerzas justas y la consiguiente falta de transmisión al tendido. La insistencia de Mario Sotos con el astado de Salvador Domecq, le ha costado una voltereta. Por suerte, sin mayores consecuencias. Pinchazo y estocada desprendida. Dos orejas.

Los tres toreros han salido a hombros por la puerta grande a la conclusión de la corrida.


Fuente: Infotauro

Comentarios