¡El querer ser no entiende de hierros!

 


La previa

Y como remate final a un Alfarero de oro tan interesante como polémico... ¡Una novillada desafío de encastes!

Para los que empiezan en esto, repasemos:

Miura - Encaste propio, casta Cabrera.

Partido de Resina - Encaste Pablo Romero/propio, casta Gallardo.

Prieto de la Cal - Encaste Veragua, casta Vazqueña.

Victorino Martín - Encaste Albaserrada, casta Vistahermosa.

Cuadri - Encaste propio, casta Vistahermosa.

Conde de Mayalde - Encaste Contreras y Domecq, casta Vistahermosa.


Sin duda una tarde de gran atractivo para el aficionado. Hierros legendarios para que José Cabrera, Cristian Pérez y Miguel Aguilar tengan la oportunidad de irrumpir con fuerza en el escalafón de novilleros con picadores. Pues a fin de cuentas son estas tardes, con toros importantes y el foco de los aficionados colocado en una plaza, las que sirven a uno para coger fuerza.


Orden de lidia, cuadrillas y toros para la tarde:

¡Allí nos vemos!


Así fue la tarde

¡El querer ser no entiende de hierros!


Ante gran parte de lo más legendario de nuestro campo bravo se han visto las caras hoy José Cabrera, Cristian Pérez y Miguel Aguilar. Con la actitud de quien quiere llegar algo en el toro por delante, se presentaron los tres jóvenes en la Plaza de Toros de Villaseca de la Sagra, que les agradeció su presencia con una fuerte ovación tras finalizar el paseíllo. También obligó el respetable, que había vuelto a colgar el no hay billetes en la taquilla, a saludar al alcalde del municipio y los miembros de ASPROT, culpables de que este Alfarero de Oro saliese adelante, a pesar de las fuertes presiones del mundo "taurino".


Salió al ruedo el novillo de Villaseca, fuerte, cuajado e integro, hasta en cinco ocasiones, pues se coló una "raspa" de Victorino Martín al que el púbico protestó con entusiasmo. Escucharon fuertes ovaciones de salida el Partido de Resina y el Cuadri; y fue premiado con la vuelta al ruedo "Escultor", de Conde de Mayalde, un toro bravo, de extraordinaria condición.



Miura presentó un novillo agalgado, muy en tipo, que protagonizó un momento de muchísimo peligro nada más saltó al ruedo. Porta gayola de gran incertidumbre en que terminó por arroyar a José Cabrera una vez había realizado la larga cambiada. Una brecha aparatosa en la cabeza, un puntazo estremecedor en el cuello y la actitud intacta. Así es, no le tembló la mano al almeriense que sin pensárselo se fue a por el miura con el capote, donde no terminó de estirarse pero si dejó pequeños detalles. Recibió dos picotazos con las cosas bien hechas, de menos a más distancia y poniéndose en suerte como mandan los cánones. Ya en la muleta tuvo comportamiento de Miura. Tres y el de pecho, pues a pesar de no querer hacer presa, ni sacar ese peligro característico, el novillo sabía lo que dejaba atrás. Algo más de recorrido tuvo por el pitón izquierdo, pero sin humillar ni terminar de entregarse. Sacó todo lo que le permitió, siempre sabiendo entenderlo en cuanto al sitio y el trato que pedía, pero sin llegar a calar en los tendidos, pues tampoco era mucho. Pinchazo, bajonazo y tras caer rodado escuchó una ovación José Cabrera.



El de Partido de Resina era un TIO. Serio por delante y acorde a lo que se esperaba por detrás, salió suelto desde que pisó el ruedo. Permitió algún capotazo suelto pero siempre quedándose corto y dando la sensación que medía las distancias. Sin lucimiento alguno pasó por el caballo y tras una lidia bastante aseada llegó viniéndose arriba en la muleta. Comenzó por detrás la faena Cristian Pérez, sin exigencias y viniéndole muy bien a un toro que parecía pedir esa altura. Y así fue, encadenó dos tandas cortas el albaceteño, de tres y el de pecho, a las que el tendido respondió con agrado. Parecieron entrarle las prisas en la siguiente tanda, y queriendo decir más de lo que pedía, perdió algo de fuerza la faena. Por el izquierdo la condición no era la misma, si bien no humilló por ningún lado, el final del muletazo deslucía mucho más por este pitón y el ritmo que pedía, pareció ser algo menor. Manoletinas para terminar y cuando parecía haber hecho méritos para cortar el primer apéndice de la tarde, se lio con la espada.



Prieto de la Cal presentó, quizá, el novillo de peor condición de la tarde. Mostró complicaciones en el capote, viniéndose por dentro a cada intento que proponía Miguel Aguilar. TRAS EL MALTRATO HABITUAL EN EL CABALLO, el ganadero quedó con ganas de que se mostrase en condiciones, tras dos entradas mal llevadas, pidiendo una tercera. Bronca del respetable que se acrecentó cuando el presidente cambió el tercio con solo 4 banderillas y dos pasadas de los de plata. La lidia que no recibió el novillo la acusó en la muleta, donde siguió buscando al de Aguascalientes en los muchos intentos que realizó por ambos pitones. No tenía dos seguidos y tras una media, escuchó el silencio.



Victorino presentó un animal indecente para Villaseca que el respetable protestó desde que salió al ruedo. Si bien José lo lidió de maravilla con el capote, el trasteo previo a las banderillas se alargó en demasía, teniendo en cuenta la escasa condición y fuerza de la "avispilla", tras los dos picotazos de rigor. En la muleta el almeriense volvió a derrochar valor ante un animal que no llevaba nada dentro. Lo pudo por bajo para comenzar, sabedor de como hacerle las cosas a estas "alimañas". Por el derecho no hacía mas que reponer el cárdeno, sin admitir relajación alguna. Por el izquierdo, la embestida fue templada y de calidad hasta que el animal se aburrió y comenzó a embestir "a la mexicana" es decir, tan lento que aburrió también al público. Sudó y mucho José para terminar la faena, pues revolverse era lo único que hizo el de Victorino. Pero peor lo pasó para matarlo, pues sin parar quieto el novillo, tuvo que buscar recursos donde no los había y escuchar el enfado del público. Me gustó y mucho la valía y el valor del almeriense.

P.D. INCOMPRENSIBLE amago de ovación a un MAL toro de Victorino, que los pitos se encargaron de tapar. La muerte se vende cara de otra forma, no andando por el ruedo.



El de Cuadri sorprendió. Muy en tipo, recibió una fuerte ovación de salida, pero no fue su estampa lo único que hizo de las delicias del aficionado. Se dejó con el capote y se le realizó una AUTÉNTICA SANGRÍA en el caballo. DE VERGÜENZA, pues lo que podría haberse convertido en un auténtico espectáculo con un toro que se arrancó de punta a punta de la plaza, terminó por hacerlo en algo parecido a una matanza. En otros tiempos, el picador habría salido caliente. Ya en la muleta no fue un toro sencillo, pero si un toro que embistió de verdad. Saliendo algo descolocado del muletazo complicó el ligar en condiciones, pero cuando Cristian lo entendió el animal respondió con entrega y calidad. La faena tomaba fuerza por momentos, pero se desinflaba con la misma rapidez. Anduvo interesante a la par que meritoria y de nuevo volvió a perder la posibilidad de triunfo con los aceros.



Lo mejor llegó al final. El excelente castaño de Conde de Mayalde, que tenía por nombre Escultor, hizo aparición entre el jolgorio de la característica jota y la fiesta cobró sentido.

Si bien fue difícil acoplarse a cualquiera de los otros cinco toros, Escultor fue un toro bravo de verdad, de esos que por muy bien que se ande con ellos, llegar a su altura es complicado. Con honores lo toreó Miguel Aguilar, de capa estirándose a la verónica y con la muleta, echándose de rodillas para torear de verdad, y dejándose absolutamente todo para gozar las maravillosas embestidas por ambos pitones. Rebosó con clase por izquierda y derecha, fue al caballo de verdad hasta en tres ocasiones, aunque siempre buscándole el frente, pero peleando como mandan los cánones. Remató la faena con bernardinas de rodillas el mexicano y de media efectiva le dio una muerte de bravo a un TORO DE VUELTA AL RUEDO. Oreja para un Miguel que sonrió y disfruto de la magnitud de su adversario durante toda la lidia.




A destacar la magnifica actitud y valía de los tres novilleros, la feria que echado José Otero, que una vez más ha escuchado el afecto del público y por desgracia, el mal hacer general de los picadores.



Además, os adjunto los triunfadores del Alfarero de Oro 2021:


- Mejor Novillo: N° 46 "Perlas Negras" de La Quinta.

- Mejor Novillo Desafío de Encastes: N° 19 “Escultor” de Conde de Mayalde.

- Mejor Ganadería: Baltasar Ibán.

- Mejor Banderillero: Jose Otero.

- Mejor Peón de Brega: Victor Del Pozo.

- Mejor Puyazo Premio “Agustín Pérez Mejorcito”: Miguel Ángel Infantes “Pastelito”.

- Mejor Faena de la Feria: Jorge Martínez.

- Triunfador de la Feria: Isaac Fonseca.


Se hace una mención especial a todas las cuadrillas actuantes durante el Alfarero de Oro.


¡NOS VEMOS EL AÑO QUE VIENE!
Daniel de la Morena (Andanada del 12)

Comentarios