De Califa a antitaurino

 


Juan Serrano "Finito de Cordoba" comenzó a principios de año su temporada número 30 como matador de toros. El ambiente volvía a cargarse de ese olor a Califa del toreo y su Córdoba natal quiso acartelarlo en un mano a mano junto a Morante de la Puebla, con toros de Juan Pedro, en lo que se convirtió en uno de los carteles más interesantes del comienzo de temporada.


El toreo y las taquillas volvieron, un año más, a ponerle en su lugar. Un pellizco mediocre, que gusta pero no engancha.


Y en medio de la polémica que pretende otorgarle un título que lo colocaría a la altura de "Lagartijo", "Guerrita", "Machaquito" o "Manolete", "El Fino" se ha propuesto cambiar el toreo. Lástima que sus medidas sean mucho más cercanas a la corriente antitaurina que a la de un Califa del toreo.


Si bien es cierto que ninguno podremos negarle ser consecuente con sus ideas, anunciar el día 16 que urge evolucionar la suerte suprema y dejarse un toro vivo el 25 porque tras dos intentos y una faena de esas que brinda a un toro que no le gusta decide dejar pasar el tiempo, no debe ser tomado jamás como ejemplo de nada. Juan, por suerte o por desgracia, es usted matador de toros y debe ser consecuente con ello.


El problema de todo esto no es otro más que ,por desgracia, Juan Serrano jamás cruzará su camino con uno de aquellos a quienes Curro Romero hizo perder la cabeza, ni con un empresario a la altura de lo que exige la tauromaquia y demanda la afición.


Pues no es sino la muerte, quien da sentido a la vida y la espada quien despide con honores a un toro bravo.
Daniel de la Morena (Andanadadel12)

Comentarios

  1. Aprenda de toros antes de escribir que con su escrito demuestra lo mal aficionado que es . Por cierto se le a olvidado el quinto califa en su escrito .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario