Trigueros corta tres orejas en Blanca y pasa a la Final

 


La final del I Certamen Villa de Blanca se celebra mañana lunes con José María Trigueros y Manuel Perera y novillos de Pincha 


El novillero murciano José María Trigueros fue el triunfador de la segunda novillada del I Certamen Villa de Blanca al cortar tres orejas y salir a hombros. Fue designado por el jurado para ocupar un puesto en la final de mañana lunes.

FICHA:

Se lidiaron cuatro novillos de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de juego desigual. Destacó el cuarto.

Manolo Vázquez, silencio y ovación tras aviso.
José Mª Trigueros, oreja con petición de otra y dos orejas.

La plaza registró un tercio del aforo permitido.

El jurado decidió que José Mª Trigueros pase a la final de mañana lunes. Jurado: Óscar Victorio Puche, presidente de la Asociación Taurina 'Peña Manolete'; José Antonio Cano, Presidente Del Círculo Taurino De Blanca; Vicente Candel Cano, concejal de festejos del Ayuntamiento de Blanca; y Fidel Molina, aficionado local.


COMENTARIO:

Manolo Vázquez recibió con buenos lances al primero de la tarde, un novillo algo montado al que le costó humillar y que se paró pronto. El sevillano lo intentó por los dos pitones y dejó algunos derechazos estimables a pesar de las nulas virtudes de su oponente, cada vez más parado y sin transmitir nada.

El segundo de su lote no le permitió lucirse de capa, pareciendo tener algún problema de visión. Después de un puyazo, el de Juan Pedro siguió incierto y Manolo Vázquez lo intentó por los dos pitones sin lograr lucimiento por la falta de fijeza y lo deslucido de su enemigo. Ante la falta de colaboración, el novillero se adornó con molinetes antes de fallar con el acero. A pesar de ello fue ovacionado.

José María Trigueros se fue a portagayola en el segundo de la tarde y protagonizó un vibrante recibo con faroles de rodillas y verónicas que llegó mucho a los tendidos. También apostó en el quite por saltilleras. La faena comenzó con un tremendo susto al resultar volteado cuando intentaba el toreo con la derecha. Algo conmocionado por el golpe, volvió a la cara del toro y le sacó meritorios muletazos al natural, sobreponiéndose al aparatoso percance. Mató de estocada tras una meritoria faena y cortó la primera oreja de la tarde.

Trigueros volvió a caldear los tendidos en el recibo de capa al cuarto novillo, al que dio buenos lances. Este fue el novillo que más se movió de los de Juan Pedro y el novillero murciano le plantó cara y basó su faena en el lado derecho, componiendo una labor de mérito que remató de buena y efectiva estocada. Cortó las dos orejas.

Comentarios