Charla con Miguel de Pablo

 


Conocido en el ámbito taurino por ser tierra de toros por excelencia, Colmenar Viejo no solo cría bravos, sino que posee una de las escuelas de tauromaquia de mayor importancia en la Comunidad de Madrid. Allí fue donde se formó durante sus primeros años quien, además de vecino de la localidad, es hoy día matador de toros. Sufre y vive su profesión como pocos, deseoso de que algún día la tauromaquia le devuelva, de alguna forma, todos y cada uno de los instantes de sacrificio que lleva acumulados. Se cumplen ya siete años desde que Miguel de Pablo tomase la alternativa en la Plaza de Toros de Colmenar Viejo. Una etapa triunfal como novillero e importantes triunfos en las pocas tardes que acumula como matador de toros, posicionan al joven madrileño en una situación complicada en el escalafón. Confirmada su alternativa el pasado junio con una corrida de Partido de Resina, afronta las dos fechas señaladas en su calendario como una prueba de fuego para seguir siendo lo que, por otro lado, jamás dejará de ser, torero.

-Miguel, en primer lugar, agradecerte que tengas a bien atendernos en lo que es la previa a un mes tan importante para ti. Después de tanto tiempo sin torear, ¿qué significa para ti verte acartelado dos tardes en poco más de un mes?

-Igualmente os agradezco vuestro interés por mi. Es muy duro dos años de parón, pero me gusta sacar la parte positiva de las cosas y este tiempo me ha servido para reflexionar, madurar y para saber lo que quiero conseguir. Sabía que mi oportunidad iba a llegar y, gracias a Dios, en este mes voy a poder disfrutar de nuevo de lo que más me gusta, que es torear y ser torero. 

-A lo largo de tu carrera te hemos visto contar gran parte de tus comparecencias como triunfos, pero a pesar de ello no has terminado de entrar en los carteles, ¿qué tiene que pasar en este mes para poder ver a Miguel en las ferias? ¿qué tiene que tener un triunfo para que tenga repercusión?

-Bueno, yo creo que sobre todo lo que se tiene que ver en estas dos tardes es a un Miguel de Pablo renovado, más maduro, cuajado y queriendo hacer las cosas con la máxima pureza y verdad. Son dos escenarios claves en mi carrera, primero Colmenar Viejo con lo que significa para mi emocionalmente, y después Villa del Prado en la copa Chenel. 

Ojalá sean dos tardes que marquen un antes y un después en mi carrera.

-Quizá una de las cosas que más destaquen de ti es la ausencia de un apoderado a tu lado. Te acompañaron Kaito, el Madrileño... ¿no consideras fundamental esta figura para quizá, desbloquear tu situación?

Si, está claro que la figura de un apoderado que te acompañe es fundamental para caminar en esta profesión. He tenido varios apoderados en mi vida a los cuales estoy muy agradecido por lo que me han aportado y acompañarme en ciertos momentos de mi carrera y mi vida. Ahora en la actualidad, al lado de Kaito, el cual conozco desde que di mi primeros pasos como torero. Seguimos manteniendo la misma relación que al principio, lo cual es muy bonito. 

La figura de un apoderado es clave para continuar. 

- El primero de los compromisos que se avecina no es, sino, tu plaza. Lugar en el que, por otro lado, has estado un tiempo sin acartelarte. ¿Cómo afronta alguien que necesita torear esta situación?¿Cómo no se pierde la ilusión? Y por supuesto, ¿qué ha hecho Miguel de Pablo para revertir todo esto?

Como bien dices Colmenar es mi plaza, es mi teatro de los sueños y mi rincón en el mundo. He crecido en esa plaza y para mi es la mayor de las alegrías, verme acartelado en mi feria.

La tarde de Colmenar la afronto con una ilusión y unas ganas tremendas de poder demostrar lo que quiero ser y que mi pueblo y mi gente se sientan orgullosos de su torero.

La ilusión no la he perdido nunca, al contrario. Cuanto más difícil se me ponían las cosas más ganas tenía de poder revertir esta situación, porque estoy convencido de que todavía tengo muchas cosas que decir en el toro y ojalá pueda empezar a decirlas en Colmenar.

- Por lo general, solemos verte anunciado en carteles de un corte más torista, pero este año la empresa de Colmenar Viejo, en detrimento del gusto de muchos aficionados, ha suprimido este festejo. Te acartelas con toros de Domingo Hernández, ¿supone esta una oportunidad especial para ti?¿Veremos una dimensión diferente de Miguel de Pablo?

-Lo primero dar las gracias tanto al Ayuntamiento de Colmenar como al empresario Carlos Zuñiga por ponerme en una corrida como la de Domingo Hernández con muchas garantías de triunfo. Para mi siempre es especial torear en Colmenar sea la corrida que sea, pero esta corrida en concreto es una corrida que está en el circuito y me hace mucha ilusión poder demostrar el corte de torero que quiero ser.

Espero y deseo que la dimensión que dé ese día, sea acorde a lo que Colmenar se merece.

-En tu otro compromiso vuelves a verte las caras con Partido de Resina y además con los Martínez de Quintas en Villa del Prado, ¿cómo se ha fraguado tu participación en esta "Copa Chenel"?¿Como la valorarías?

-Es un certamen al que estoy muy agradecido de que hayan contado conmigo. Me gustaría dar la enhorabuena por la gran iniciativa que han tenido tanto la Fundación como la CAT en organizar este tipo de festejos.

Es para mi una ilusión grande volver a encontrarme con la ganadería de mi confirmación, Partido de Resina. Nuestros caminos se vuelven a cruzar. Como también lo es verme anunciado por primera vez con una corrida de Quintas. 

En este certamen hay mucha rivalidad y eso es muy bueno tanto para los toreros como para los aficionados. Que la afición quiera ver toreros jóvenes, y además, con ganaderías que apetecen, ha sido un acierto mayúsculo. Ojalá pueda aprovechar mi oportunidad.

-Después de situaciones que has vivido como un triunfo mediático en Valdemorillo donde al año siguiente no te acartelaron, ¿crees que un triunfo en este certamen puede servir de algo?

-Si, por supuesto. Creo que un triunfo en este certamen te puede abrir muchas puertas de cara a la temporada que viene. Tenemos el caso reciente de las novilladas, que toreros que se han proclamado triunfadores, les está sirviendo mucho en esta temporada, y en las corridas, imagino que será igual. Además, todas van a ser televisadas por Telemadrid, un aliciente para los toreros que también ayudará a una mayor repercusión.

-¿Cómo ha sido tu preparación para estas dos tardes?¿Es difícil llamar a las puertas de alguien cuando uno no tiene la oportunidad de torear?¿cómo vives esta situación?

-Mi preparación se ha basado, fundamentalmente, en entrenar mucho, a base de mucho trabajo mental y físico puedo mejorar y crecer cada día. 

En mi caso, quiero y debo agradecer a todos los ganaderos que han tenido el detalle de abrirme las puertas de su casa para poder prepararme, y de esa manera mantener viva mi ilusión y ganas de seguir, en todo este tiempo que no había nada. Es muy difícil llamar a las puertas cuando no hay nada a la vista, por eso mismo estoy tan agradecido a las personas que me han atendido en estos momentos, que es cuando más lo necesito.

-Con la vista puesta en el mañana, estamos viendo que cada vez se repite más la consagración en el escalafón de toreros de edad media y no la emersión de jóvenes talentos, ¿supone esto una motivación para ti?¿lo ves como algo positivo o piensas que debe ser con edades tempranas cuando se preste esa oportunidad de demostrar lo que uno lleva dentro?

-Pienso que la edad es solo un número y que a cada torero le llega su momento, a unos con 18 y a otros con 40. Lo importante es estar preparado para cuando te llegue ese momento esperado y poder aprovecharlo. La fe en uno mismo es un escalón para subir al triunfo. Estoy en un momento mucho más maduro que cuando tenía 16 años y sé lo que es el banquillo. Estoy loco por salir de ahí y poder aprovechar mis oportunidades, ganándome contratos día a día. 

-Y por último, y en relación a esta última pregunta, ¿Qué podemos esperar de Miguel de Pablo en un futuro cercano?

Pues ojalá que pronto pueda estar saboreando las mieles del toreo. Son muchos años de lucha y sacrificio, pero lo que me da esta profesión, estoy seguro que no me lo da ninguna otra. 

Quiero disfrutar mi profesión y ser feliz con lo que hago, poder cuajar muchos toros y seguir sintiéndome torero el resto de mi vida.

Miguel, agradecerte este ratito que nos has dedicado y desearte la mayor de las suertes en tus dos compromisos. 

-Muchas gracias. Ha sido un placer compartir mis propósitos y sentimientos con vosotros.

Daniel de la Morena (Andanada del 12)

Comentarios