Miguel Reta, Roca Rey y el Canal Toros. El cuento de nunca acabar

 


Si algo lleva consigo la tauromaquia es, sin lugar a dudas, la diversidad de opinión. Siempre hubo quien prefería el toro al torero, el tercio de muleta al de varas o como el caso que nos ocupa, quien se pone en el el lugar de Reta o en el de Roca Rey.

Y es que en la tarde de ayer se hizo oficial que por decisión del ganadero Miguel Reta, de Reta de Casta Navarra, no será retransmitida la corrida del próximo sábado en Céret donde la Casta Navarra volverá a los ruedos después de 90 años sin lidiar. Ni siquiera los alrededor de 50.000€ que el Canal Toros ponía sobre la mesa (o eso dicen los mentideros) fueron suficientes para convencer al pastor pamplonica.

Tampoco parecen ser suficientes estas cifras, o quizá mayores dado el relumbrón de los carteles de los que forma parte, quien sabe, para que Roca Rey acepte que la televisión retransmita sus corridas. Ni Santander con la Quinta, ni Aranjuez… nada quiere saber el peruano de las cámaras, más allá de alguna que otra imposición que parece ser inesquivable, como fue el caso de Vistalegre.


Y entre medias de toda esta polémica hay quien defiende la postura de uno y critica la del otro. Y viceversa. Porque cómo no va a tener Roca Rey el poder de decidir, o el derecho a mostrarse solo cuando y donde quiere (qué casualmente suelen ser las tardes en que el toro no ve ultrajada su imagen). Y cómo no va a tener Reta la obligación de mostrar al toro a todos aquellos aficionados que no puedan acercarse a la localidad francesa.


Pues aquí mi opinión, esa que lleva consigo de la mano la tauromaquia. Se encuentra en su pleno derecho el ganadero navarro de evitar los ataques sectarios de aquellos que no entenderán el espectáculo que va a vivirse en Francia. Que precisamente son aquellos que se encargan de llevar a nuestras casas las corridas, y por supuesto las dan voz, su voz, que lleva consigo su opinión. Y aunque también en pleno derecho se encuentre Roca Rey de decidir si quiere o no televisión, sorprende y mucho que teniendo a quienes cuentan los toros a su favor, aunque la imagen del toro se encuentre ultrajada, rechace estas ofertas. Porque uno es taquillero, si es figura del toreo, con y sin televisión. Digo yo.


En definitiva, el trato que recibiran por parte de la afición y el Canal Toros uno y otro será muy diferente, o eso deja entrever su comportamiento cada tarde. Y ahí debería residir la comprensión del por qué si y por qué no.

Daniel de la Morena (Andanada del 12)



Comentarios