El regreso de la Champions despierta la ilusión de los aficionados

 


Dos años sin toros se pueden hacer muy largos, y por eso no es de extrañar que la expectación entre los aficionados a la Fiesta sea altísima. El regreso de la Champions de Cuenca ha devuelto la alegría a aquellos que sueñan con las mejores faenas de los principales maestros del escalafón. Aunque todavía resta algo más de un mes para que el serial sanjulianero alce el telón, este lunes ya hemos tenido una prueba inequívoca de la ilusión que han despertado los carteles presentados por la empresa MaxiToro. Desde primera hora de la mañana se han registrado largas colas frente a las taquillas de la plaza de toros, llegando incluso a ocupar buena parte del Paseo de Chicuelo II.

En este sentido, es importante destacar que debido al cumplimiento de la limitación de aforos, este año no habrá comercialización de abonos. De esta forma, a partir de hoy y durante diez días, se establece un período prioritario para abonados con el fin de que puedan adquirir las localidades que deseen, siempre según disponibilidad. Esta compra se podrá hacer de forma presencial en la taquilla de la plaza o por teléfono en los números 969 238 489, 969 236 984 y 672 003 322. El horario de atención al público es, de lunes a viernes, de 10 a 14 horas y de 18 a 21 horas; y los sábados, de 10 a 14 horas. Los precios se mantienen inalterables con respecto a 2019.

Transcurrido el plazo de diez días, se abrirá el período de venta para todos aquellos que, sin ser abonados, quieran disfrutar de la Champions. De esta forma, a partir del día 29 de julio se incluirá, además de los medios de comercialización antes señalados, la venta online a través de la página www.maxitoro.com.

Por otro lado, la empresa MaxiToro solo ha puesto a la venta el 50 por ciento del aforo del coso conquense. Esta decisión se toma en aras de garantizar al máximo posible la seguridad de los aficionados que acudan a la plaza, en un momento en el que la incidencia del Covid-19 se encuentra al alza de forma generalizada en todo el país. Se trata, por tanto, de un ejercicio de responsabilidad teniendo en cuenta que la normativa actual permite un aforo máximo del 75 por ciento con localidades preasignadas.

Con esta planificación, los espectadores estarán colocados única y exclusivamente al tresbolillo, es decir, en filas paralelas de modo que las plazas de cada fila correspondan al medio de los huecos de la fila inmediata, de suerte que formen triángulos equiláteros. Así pues, se establecerá dicha separación tanto si son personas convivientes como no convivientes.

Comentarios