Vistalegre 19/05/21 - Toros de Garcigrande, Cuvillo y Jandilla para Roca Rey y Pablo Aguado


Bienvenidos a la previa de lo que es, para muchos, uno de los carteles de la temporada.

Coloca la tarde, frente a frente, a los dos toreros jóvenes cuyo concepto del toreo ha destinado a ser el relevo de las figuras del momento. Andrés Roca Rey, con 24 años y en su sexta temporada como matador de toros, continua con su arrolladora proyección tras un año en blanco en que nada quiso saber de la tauromaquia. Por su parte, un Pablo Aguado que no para de crecer desde aquella tarde de 2019 en que una corrida de Jandilla le cambiase la vida en la Maestranza, llega en el mejor momento de su corta carrera, dejando detalles de su clásico concepto tarde tras tarde y acartelándose con los mejores en todas las ferias que van conociéndose.

A pesar de coincidir en gran número de carteles, como es el caso del pasado sábado en Córdoba, sus formas tan divergentes de concebir la tauromaquia permite a quienes pagan una entrada, disfrutar dos versiones de la misma completamente diferentes. La improvisación frente al clasicismo, el valor frente a la armonía, el rock and roll frente a la despaciosidad y todo ello acompañado del hambre de quienes han llegado para quedarse, de dos jóvenes que tienen claro que buscan ser grandes figuras del toreo.

A todo esto, debemos añadirle el interés extra del reciente encontronazo que ambos tuvieron en Córdoba, cuando Pablo Aguado brindaba al público uno de sus toros y Roca Rey se encontraba todavía en el ruedo. La mirada que le dedicó el sevillano al peruano tiene poco que ver con la amistad. Veremos si la relación entre ambos está tan divida como ese gesto parecía entrever. ¿Será este el comienzo de una de esas rivalidades que tanto han dado al mundo del toro y tanto echa de menos el aficionado en la tauromaquia moderna?

Protagonizarán la tarde tres ganaderías de total garantía como son Garcigrande, Núñez del Cuvillo y Jandilla (todas ellas procedencia Juan Pedro Domecq), echando de menos la afición algún hierro con un corte más torista que siempre suele incluirse en este tipo de enfrentamientos. Sorprende de ellas, que no hayan mostrado la gallardía que se les presupone, y reclamasen aparecer en el cartel, pues no se anunciaron hasta ya abierto el plazo de compra de entradas. Una nueva muestra de dejadez hacia el verdadero protagonista de la fiesta, el toro.

El escenario, aunque mejorable por la ya conocida pésima gestión de la casa Matilla a lo largo de la feria, parece que terminará por acompañar. Y si el aficinado y público general terminan por dar sentido a ese "arreón" de última hora, podríamos encontrarnos ante el primer "no hay billetes" de la feria. Sin duda, la ocasión lo merece.

Comentarios