Madrid, una plaza de campaña


 Todavía recuerdo aquella tarde como si fuese ayer. Y es que, aunque a día de hoy hayan pasado 548 días, una última tarde de toros en Madrid, siempre es difícil de olvidar. A partir de entonces, en nuestra Comunidad se celebró algún que otro festejo más, aunque en plazas de menor importancia. El último que recuerde, y perdonad si me falla la memoria (hace ya 428 días desde entonces), fue en Valdemorillo, donde D. Luque, L. Simón y A. Lorenzo lidiaron toros de Montalvo.


Desde entonces, y pandemia mediante, solo obras de teatro, conciertos, partidos de futbol sala o baloncesto han podido celebrarse con un aforo limitado. Han caído en el camino ferias como la de Alcalá de Henares o corridas de toros, que no podían proponer medidas sanitarias más estrictas, como la que organizó Carlos Zúñiga en Aranjuez. Pero eso es cosa del pasado. Las elecciones están a la vuelta de la esquina y a pesar de haber obligado a retrasar un mes la feria taurina propuesta por Tauroemoción para Leganés, Isabel Díaz Ayuso ha puesto en marcha lo que para algunos supone una grandiosa vuelta de los toros a Madrid y para otros un simple acto de campaña completamente fuera de lugar.


Le seré sincero Isabel, agradezco sus esfuerzos y promesas. De corazón deseo que algún día tenga el valor de llevarlas a cabo, el mundo del toro necesita eso y más. Lo que no tengo tan claro es que Madrid necesite un festival taurino en que participen siete "figuras" de las que poco o nada se supo la temporada pasada. Si de verdad le interesase esto lo más mínimo, el año pasado Ponce, Emilio de Justo y Luque, junto con Victorino (por ejemplo), tiraron para adelante, mientras que ni ustedes, ni sus intereses, ni su política, ni sus elegidos para el glorioso acto de campaña que quiere preparar para el próximo 2 de mayo, movían un dedo.


¿Es casualidad que Morante o Talavante, quienes no puede tener mejor relación con quienes anuncia, ni mayor cabida en el cartel, estén ausentes? Teniendo en cuenta que el primero de ellos es miembro activo de VOX y el otro no se casa con ningún partido, NO.


El publico general quedará más que conforme, al igual que los mas cercanos a su partido, que sacarán pecho porque su presidenta ha devuelto la libertad a Las Ventas.

Pero... ¿sabe qué? La libertad de todo Madrid, y en consecuencia, de la plaza de toros más importante del mundo, reside en su identidad. En sus abonados, a quienes espero y deseo que no deje fuera de sus planes para el retorno, aunque a su gran mayoría se les quede corto y les resulte injusto. En sus 34 tardes de feria, en su no parar desde marzo, hasta el 12 de octubre. En la ilusión de abuelos, padres e hijos visitando el Batan, aquel que ya ha puesto en vista de todos en más de una ocasión, pero sobre el cual no dejan de recibirse noticias decepcionantes. Y por último, y más importante, en el toro. Esto último no espero que lo entienda, pero la recomiendo que se deje asesorar, hay gente que podría explicárselo a la perfección.


En definitiva vengo a pedirle que se limite a tratar a la tauromaquia como lo que es, y no como como política. Y por favor, recuerde que la plaza de toros de Las Ventas es una plaza de Temporada, no de Campaña.

Daniel de la Morena

Comentarios