Iván Abasolo: "Es duro que se hagan los festejos y no cuenten contigo, incluso llega al punto de ser frustrante"

 


El matador de toros Iván Abásolo se encuentra en un momento de madurez y en uno de los puntos más álgidos de su trayectoria como matador de toros, y es que el diestro orduñés ha podido prepararse mucho en el campo durante este tiempo de espera en el que ha evolucionado mucho tanto mental como personalmente. El diestro vizcaíno se encuentra afincado en Salamanca, ya que si se afincara en el norte, no podría acudir al campo con la asiduidad que necesita un matador de toros. 2021 se presenta complicado, pero el diestro no pierde la ilusión por poder volver a trenzar un paseíllo.

Esto nos ha contado el matador de toros vasco: 

¿Cómo afrontas el 2021?

  • En el campo entrenando y un poco a la expectativa de cómo va transcurriendo la pandemia, a pesar de que lo estamos pasando muy mal soy optimista y confío en que esto se solucione cuanto antes. 

¿Volverás a Perú tras tu último triunfo? 

  • Sí, uno de los proyectos que tengo entre manos es volver a Perú después de haber podido debutar triunfando. Es uno de los proyectos más inminentes que tengo, aunque dependo de la pandemia, evidentemente, e incluso ha habido algún contacto para debutar en otros países. 

¿Es duro el banquillo? 

  • El banquillo es duro, muy duro, pero yo creo que es necesario para pensar y curtirte. Te curte mucho, te hace despertarte, recapacitar y madurar. Es duro que se hagan los festejos y no cuenten contigo, incluso llega al punto de ser frustrante, pero todo se supera con afición y ganas. Yo gracias a Dios me explayo mucho en el campo y eso me libera un poco. 

¿Cómo te encuentras mentalmente?

  • Bastante bien, el año pasado cuando empezó la pandemia estaba peor. Peor en el sentido de que a medida que avanzaba el año y veía que la pandemia se iba agravando me iba preocupando más, por ejemplo por no poder torear en mi pueblo, Orduña, en su tradicional “otxomaio”, y la verdad que ahí fue cuando me vine un poco abajo. Aunque mi salvoconducto fue poder salir al campo y poder entrenar mucho de salón. 

¿Volverán las corridas de toros a tu pueblo, Orduña, este año? 

  • Bueno, lo último que sé es que no van a haber fiestas, entonces no habrá ningún acto en general. Probablemente este año se pase de nuevo sin toros en mi pueblo. Me da mucha pena, es mi plaza y la llevo en el corazón. 



¿Qué sentiste en Perú cuando pudiste volver a ponerte el traje de luces después de tanto tiempo?

  • Fue una sensación maravillosa, la experiencia de haber podido torear en Perú me sirvió mucho, he podido conocer un país precioso con una gente maravillosa y acogedora. Viven la fiesta de los toros de una manera muy apasionada. Fue maravilloso volver a enfundarme el traje de luces y encontrarme conmigo mismo. Salía a la plaza con la intención de disfrutar y hacer que surgieran cosas bonitas. 

¿Has pensado alguna vez en tirar la toalla? 

  • Nunca, jamás, soy una persona que lucha contra las adversidades y nunca me he planteado dejar de torear, ni en los momentos más difíciles que he pasado, no tengo la más mínima intención de dejarlo, me gusta pelear contra las adversidades y anteponerse a ellas. He superado muchísimas barreras en mi trayectoria profesional y me han servido para crecer como persona, no soy de los que salen por la puerta de atrás. ¿Es complicado ser torero en el norte? Es complicado, muy difícil, incluso imposible podría decir. No sólo es difícil porque en nuestra provincia no haya apenas ganaderías, aunque he de decir que los ganaderos de allí siempre han sido extraordinarios conmigo. Sino que lo que pasa es que no dan oportunidades a los toreros de la tierra que estamos peleando, muchas veces esas cosas te quitan la ilusión, sobre todo cuando ponen a alguien de fuera antes que a ti siendo este de un nivel parecido. Mi trayectoria siempre se ha desarrollado fuera de mi tierra, exceptuando Orduña, Trucios o Karrantza, que ya han sido de matador. 

¿Es difícil mantener la afición cuando no se torea? 

  • No, en mi caso no, porque al estar aquí instalado en Salamanca y tener tantos amigos ganaderos, me llaman mucho para ir a tentar, y eso es vida para mí. 

¿Qué pasó con el festival del Club Taurino de Bilbao de 2019 en Vista Alegre? 

  • Lo que pasó fue que cuando estaba saliendo de un tentadero, recibí una llamada que me dijo que por fin tras tanto tiempo pidiendo torear ese festival, en 2019 lo haría. Entonces decidí hacerme un vestido campero en terciopelo para que todo saliera lo mejor posible. Y bueno se iba a realizar en junio, pero por diversas circunstancias se decidió hacerlo en octubre. Entonces el tiempo pasaba, dejaron de coger el teléfono… y cuando salieron los carteles no estaba yo... 

¿Quién es Iván Abásolo?

  • Iván Abásolo es un torero del norte, al que nadie le ha regalado nada, que le han puesto mil obstáculos, que le han tirado por tierra mucho, que le han infravalorado muchas veces… En definitiva una persona luchadora, constante, disciplinada y que ama su profesión. Pero, sobre todo una persona que tiene unos sentimientos muy puros y de verdad por el toreo.

 Esto ha sido todo la lucha incansable de un torero dispuesto a todo por conseguir su sueño, torear en las principales ferias del panorama taurino actual. Ojalá el toreo le dé el sitio que merece.

  Aitor Vian

Comentarios