Crónica de la semana, 8/52 "Una de cal y una de arena"

 



Una semana más, parece que la tauromaquia está dispuesta a despegar. Hoy mismo Almoguera ha celebrado un concurso de recortes en el que se ha colgado el cartel de no hay billetes. 500/500. Las medidas sanitarias obligan a subir los precios, pero no ha sido un impedimento para que una afición deseosa de toros, asistiera al festejo. (Gracias a Kmara David por acercárnoslo a los que no hemos corrido esa suerte y a la empresa por ir un poquito más allá y estar a la altura de los tiempos que corren, retransmitiendo el festejo). 

Ojala lo sucedido esta mañana marque un precedente y suponga la letra mayúscula, que sigue al punto y aparte, de una historia interminable. Historia que, por otra parte, y a mi parecer, no ha arrancado de la mejor forma posible. David Ramírez ha vuelto a cerrar unos cuantos concursos para esta temporada (cosa que no le hace falta), de una forma que sigo sin entender. No quiero que esta crónica se convierta en una crítica hacia una persona que lleva años y años a pie de cañón en el mundo del toro. A quien es el padre de muchos recortadores. Yo no soy quien para ello. Pero si me gustaría que nos planteásemos el camino que ha tomado la fiesta y si la suerte que ha llevado hoy a cabo el argandeño es la imagen que queremos dar al resto del mundo de la tauromaquia. De nuestro respeto hacia el toro. ¿Es lícito subirse al lomo de un toro bravo?

Por desgracia, todo esto ha sucedido mientras se celebraba algún torneo de póker online, por lo que el "maestro" Abellán no ha podido tomar ejemplo de qué debe hacerse para dar toros. En resumen, al aficionado le tocará seguir a la espera para que Las Ventas vuelva a ser plaza de temporada y esperemos que lo que se vea cuando esto suceda, sea tauromaquia y no rodeo.

Daniel de la Morena  

Comentarios