¿Sabías que el gran sueño de Camarón era ser torero?

 


¿Sabías que...?


Desde pequeño, Camarón, quiso ser torero. Veía en la tauromaquia una vía de escape para su precaria vida pero su irrepetible voz y que no andaba "sobrao de valor", en palabras del propio cantaor, le hicieron que poco a poco su vida y destino estuvieran marcados por el cante (para júbilo de todos los que amamos el flamenco)

En la Venta Vargas, Camarón entabló amistad con grandes toreros: Miguelín, El Cordobés y especialmente con Curro Romero, con quién tuvo una relación casi familiar hasta el final.

Camarón siempre tuvo la espinita de torear en público y como no paraba de pedirlo, el faraón de Camas, le dio tan deseada ocasión: un festival en la localidad de San Vicente de Alcantara.

A Camarón nunca se le olvidó aquel día. Según contaba, en vez de un becerro, como estaba apalabrado, le soltaron un novillote de consideración y aquel día juró que no pasaría tanto miedo nunca más y que abandonaba por completo su sueño de ser torero.

En uno de sus discos, años después del suceso, Camarón se acuerda de aquel día y canta:

"Me dieron una ocasión/ de salir a torear:/ se me quitó la afición"


El Pase de la Firma



Comentarios