La crónica de la semana, 3/52

 


Si la semana pasada se anunciaba el posible aplazamiento de la feria taurina de Castellón, esta semana hemos conocido que Olivenza se suma a la senda del aplazamiento. Y por tanto, todo aquello que podría haber comenzado, no lo hace. Ajalvir ya lo dimos por perdido el pasado año y Valdemorillo, fiel a sus costumbres, queda más que descartada para tirar del carro.

Habrá que esperar.


Lo que si que continúa su curso es el movimiento en los despachos. En este caso quienes han movido ficha han sido Simón Casas, quien ha sumado a sus filas a Antonio Ferrera, y Cristina Sánchez, quien toma la alternativa en esto de los apoderamientos y se hará cargo de la novillera Raquel Martín.


Tampoco nos ha dado tregua la corriente antitaurina (la de dentro). Y es que una semana más las redes sociales y mediocres portarles (taurinos y generalistas) han servido como campo de batalla para que unos y otros sigan demostrando quien es más antitaurino. En este caso les tocó a José María López, ganadero de la ganadería El Uno y a Gonzalo Bienvenida, que no fueron capaces de ponerse de acuerdo con las secuelas que ha dejado Filomena. Para muchos algo divertido y una oportunidad única para realizar reportajes, para los Ganaderos otra grave crisis y para los más espabilados, la perdición. Veremos con que nos sorprende la semana que viene.


El rayo de esperanza lo vuelve a traer Francia, Istres ya ha renovado 550 abonos para su feria taurina.

Comentarios