La Comisión Europea expresa su posición respecto las enmiendas del reglamento PAC sobre la ganadería de bravo

 


La Comisión Europea se manifiesta sobre las enmiendas (1352 y 858) del Parlamento Europeo que hacen referencia a la eliminación de ayudas PAC sobre la ganadería de bravo y que según expresa “no se espera que esa propuesta tenga ningún impacto particular en términos de distribución de la ayuda”.


A la pregunta, planteada por la eurodiputada Mazaly Aguilar, la Comisión aclara taxativamente que “en el marco actual de la PAC no hay ayudas destinadas a apoyar la ganadería de reses bravas. Desde la reforma de 2003, los agricultores y ganaderos pueden recibir pagos directos con independencia de la producción o el destino del producto, ya que la gran mayoría de los pagos son pagos disociados. Aunque no se excluye que los Estados miembros puedan apoyar indirectamente a los ganaderos de reses bravas mediante la concesión de ayuda asociada voluntaria, el uso final de los animales subvencionados no se rige por las normas de la Unión”.


Asimismo, el máximo órgano europeo subraya el papel medioambiental de la ganadería autóctona de bravo y recoge lo siguiente “los pastizales seminaturales, resultantes de pastos de uso extensivo, son un ecosistema muy valioso y amenazado que requiere una protección y una gestión adecuadas en la UE, independientemente del destino del ganado herbívoro. La Comisión se ha comprometido a incentivar los métodos de producción ganadera más sostenibles y eficientes en términos de emisiones de carbono”.


Lo que está claro es que la PAC es una política de apoyo a las actividades agrícolas y ganaderas, pero nada dice ni puede decir sobre el destino final de las producciones. Nos podríamos imaginar que, abierta esta posibilidad, se excluyeran de los pagos de la PAC los limones cuyo destino final sea la elaboración de una bebida alcohólica, o excluir de la PAC aquellas superficies sobre las que se realice cualquier modalidad cinegética.

Comentarios