¿Cuál es el Encierro de San Fermín más largo de la historia?

 


¿Sabías qué...?

El 11 de julio de 1886, uno de los toros, llamado Garraldo, marcado con el número 15 y de la ganadería de Mazpule (de Colmenar), separándose de sus compañeros, se quedó en el redondel. Como siempre que ocurre cosa semejante y vista la resistencia del toro a entrar en el toril y el riesgo que corrían los mozos, se les mandó subir al tendido, a lo que obedecieron. Se evitó el peligro de desgracias, pero, por más esfuerzos que se hicieron, no se consiguió encerrar al astado. Entonces, la autoridad local mandó que el público abandonase la plaza. De los miles y miles de personas que en ella había, muchas salieron pero otras muchas, deseosas de ver la novillada (así se denominaba entonces a la suelta de vacas) que solía haber después del Encierro, continuaron en sus puestos hasta que oyeron un bando en que se ordenaba que en la plaza no quedasen más que los encargados del servicio. Después de muchos esfuerzos para hacer que el toro entrara en el toril, fue preciso echarle el lazo y meterlo arrastrando, pues el animal se resistía con todas sus fuerzas. Esto se hizo a las doce y media. Habían pasado seis horas y media.

Fuente: https://encierrodesanfermin.com/historia-del-encierro/

Comentarios