La "Autoreconstrucción" del festejo popular

 



Habló German Estela en la previa de la corrida de toros que se celebraba en Barcarrota y lo hizo para recalcar lo bonito que es ver al mundo del toro unido.

Habló, por supuesto, de la Fundación Toro de Lidia, por comandar la reconstrucción. Lo hizo también de los toreros, los ganaderos, los banderilleros, los cirujanos, los picadores, los mozos de espada, los taquilleros, los acomodadores, los alguacilillos, la televisión...pero se olvidó del festejo popular. Y con ello, una vez más, quedó claro que el festejo popular, cuando se trata de pedirle, cuenta, pero cuando se trata de darle, lo que hace, es costar. Y es que en la comunión tan bonita entre lo taurino que ha formado la Fundación, ni toreros, ni ganaderos, ni banderilleros, ni cirujanos, ni picadores, ni mozos de espada, ni taquilleros, ni acomodadores, ni alguacilillos, ni televisión, se han acordado del festejo popular. 

Cada vez que surgen injusticias como esta se me viene a la mente Valencia y aquel 14 de marzo de 2016 en que, parecía, íbamos a cambiar el rumbo de la tauromaquia. El festejo popular recibía entonces en su casa, la calle, a los protagonistas y aficionados del festejo mayor. Aquel día, ha demostrado el tiempo, fuimos más de los que somos. Aquel 14 de marzo, fue mentira. 

Para terminar, permitidme que os cuente algo (aunque seguro que ya lo sabéis):

Volverá a pasar. Volverá a necesitar el festejo mayor del festejo popular. Y volverá el aficionado a responder. Volverá el festejo mayor a menospreciar a sus raíces. Seguiremos estando perdidos. Volverá la Fundación a hacernos ver que esto es cosa de todos. 

Volverán a aprovecharse de ello unos pocos. Pero amigos, tampoco dudéis de que volverá a reconstruirse el festejo popular por sí mismo.



Comentarios