Anécdotas taurinas: El fluido inglés de El Litri





- Anécdotas taurinas: El fluido inglés de El Litri -

Miguel Báez Litri y Rafi Camino formaron un dúo inseparable en las plazas durante su etapa de novilleros. Hijos de grandes figuras del toreo, su presencia en los ruedos revoluciono la el escalafón inferior. Había constantes llenos para verlos torear. En plena época de esplendor, recién tomada la alternativa, ambos cruzaron el «charco» para hacer el paseíllo en Lima. Su unión en el ruedo cristalizo en una amistad verdadera y única. Prácticamente hacían todos los viajes juntos.Y al ser los toreros de moda, a ambos les invitaron, tras torear en Perú, a un baile de gala en Nueva York.

«A cada uno nos dieron 3.000 dolares, pero como nosotros no dominábamos el cambio empezamos a gastar sin control, viendo que aquello no se terminaba».

A la vuelta surgió un problema. Haciendo escala en Miami, El Litri y Camino se encontraron solos en el aeropuerto y era hora de buscar la puerta de embarque. ¿Como preguntar? Camino se armo de valor.

-Déjame a mi, Miki, que tu no tienes ni puta idea de ingles. Rafa se dirigió a un empleado del aeropuerto.

-Excuse me, please, where is the 23-F door?

La velocidad en la respuesta sorprendió a Rafa.

-¿Que te ha dicho?

-Ni idea, macho, ha hablado tan rápido que no me he enterado, pero déjame que pregunte a otra persona.

Repitió con otras tres personas mas, sin enterarse de donde estaba la puerta, hasta que El Litri, harto, tomo cartas en el asunto, le quito la tarjeta de embarque y se dirigió a una policía del aeropuerto en un perfecto y rotundo español:

-Oiga, ¿me puede decir donde coño esta esto?

-Claro, caballero, sigan de frente y al fondo a la derecha -dio la casualidad de que la policía era de origen cubano.

Y El Litri, entonces, le devolvió la chulería a Camino:

-Rafa, a partir de ahora déjame hablar a mi porque esta claro que aquí el único que habla ingles soy yo.







Comentarios