Roca dura: «Decíamos ayer…»


Con esa expresión volvió Fray Luis de León a su cátedra de Griego en  la Universidad de Salamanca tras la peripecia y padecimiento prisionero por aquello de «quien manda, manda». Y ayer domingo por la noche, hora española, reapareció en Acho Andrés Roca Rey, el desaparecido por una lesión ósea de las ferias españolas en los últimos meses de calendario. Todo aquel acontecimiento originó que los carteles ya confeccionados con su nombre, como por ejemplo el de Valladolid, hubiera que retocarlos frente a la contrariedad de quien espera verlo y es imposible cuando las circunstancias mandan.

Ayer Andrés Roca Rey repareció en Acho y salió por la puerta grande tras cortar dos orejas al tercero de la tarde, perteneciente a la ganadería de «El Olivar». Aunque quien lo hizo físicamente fue el picador peruano Rafael López que fue sacado a hombros por los monosabios de la plaza.

Volvió Roca Rey con ganas y recuperado totalmente de su lesión, al menos instrumentó dos faenas de antología, poderío, entrega y sinceridad tanto es así que el público que casi llenó el recinto se levantó de sus asientos para ovacionar con fuerza a su paisano.

Es motivo de alegría que un torero avezado y con las ganas que pone en sus faenas todas las tardes y en todos los sitios a donde va, coseche los triunfos plenos de categoría y valor, habiendo logrado encumbrarse en toda la cúspide de la pirámide del escalafón.

Los aficionados esperan con paciencia y tranquilidad la nueva temporada que en un par de meses largos la tendremos prácticamente encima, pues ahora las empresas españolas se hallan en su empeño de preparación, de búsqueda de alicientes, de análisis riguroso de resultados, de puesta en escena y de lograr otra vez que la Fiesta de toros ocupe el sitio que se merece por historia, verdad y locura.


Ayer en Acho volvió uno de sus hijos más preciados con la fuerza de siempre. Y eso es merecedor de seguimiento, mejor atención y sobre todo, de alegría esperanzada.


Fuente: Federación Taurina Valladolid










Comentarios