Gonzalo Caballero: "casi sin poder respirar y notando un grifo de sangre caliente que corría por mis manos". "Decidle a mi madre que la quiero"


Gonzalo Caballero ha recibido el alta hospitalaria este miércoles en el Hospital San Francisco de Asís de Madrid, donde permanecía ingresado desde el pasado 12 de octubre cuando resultó herido de extrema gravedad en la plaza de toros de Las Ventas. El torero madrileño ha ofrecido a los medios de comunicación una rueda de prensa en la que ha explicado junto a los doctores que lo han atendido durante estas semanas los pormenores de las delicadas intervenciones a las que fue sometido, así como su posterior recuperación, primero en la UCI y más tarde en planta del citado centro.

El torero, visiblemente emocionado, ha explicado que “esta noche no he podido dormir, porque no sabía muy bien cómo enfocar la rueda de prensa. Mi sensación es de entera gratitud: doy gracias a Dios y a la Virgen de poder estar aquí”.

El torero ha agradecido a los doctores la atención recibida y ha llegado a reconocer que incluso asumió su muerte mientras lo conducían a la enfermería "casi sin poder respirar y notando un grifo de sangre caliente que corría por mis manos". "Decidle a mi madre que la quiero" desveló que fueron sus últimas palabras antes de comenzar a ser intervenido: "los toreros estamos preparados y mentalizados para la muerte pero fue algo muy duro. Cuando desperté a los dos días del percance sentí que había perdido. Fue después cuando mi madre, Miguel Abellán, Carlos Ochoa, Rafa Garrido y el resto de familia y amigos me levantaron el ánimo y me hicieron ver la importancia de lo que había hecho".





"Lo voy a dar todo para volver el año que viene, ahora me toca ganar un gran número de batallas", subrayó antes de ofrecer su versión sobre el percance: "Fue un accidente. Aquellos que me vean torpe dentro de poco irán a la reventa a pagar el doble por mí por verme torear. Doy gracias a la vida por darme una segunda oportunidad. Volveré más fuerte".

Por su parte, el doctor don Máximo García-Padrós ha explicado que “es un motivo de alegría y satisfacción la recuperación de Gonzalo para todo el equipo de la plaza de toros de Las Ventas”. Ha agradecido a la enfermería y al equipo por cómo solucionaron los problemas en la enfermería.

Junto al torero de Torrejón de Ardoz han comparecido el cirujano jefe de Las Ventas Máximo García Padrós, además del jefe de la Unidad de Cirugía Vascular del Hospital San Francisco de Asís, Claudio Gandarias, y Marisa de Teresa, jefa de la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Francisco de Asís. También le ha acompañado el matador de toros Miguel Abellán, actual director gerente del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid.








Comentarios