¿Qué sabes del origen de la feria de Otoño en Las Ventas?


¿Qué sabes del origen de la feria de Otoño en Las Ventas?

Para encontrar el origen de la feria de Otoño hay que retroceder al comienzo de Las Ventas. El argentino Fernando Jardón había encargado la construcción de la plaza al arquitecto Espeliú. Respetando la idea de Joselito El Gallo: recintos con mayor aforo y precios económicos.

Las Ventas se inauguró en 1931. Pero hubo un largo tiempo sin toros debido a que había que arreglar los accesos. Hubo que esperar a 1935 para la primera temporada completa, de marzo a octubre. En 1936 estalló la Guerra Civil y Las Ventas cerró sus puertas hasta 1939.

Por aquel entonces ya era José María Jardón, hijo de Fernando, el dueño real de la empresa “Nueva Plaza de Toros de Madrid S.A”. En 1944 aparece la figura de un joven abogado, Livinio Stuyck, que fue nombrado secretario de la empresa. En junio de 1946 la situación era dramática: no había dinero para dar toros en Madrid.

Livinio se puso al frente de la gerencia con una condición: que al empresa pidiera un crédito de millón y medio de pesetas. No fue fácil, pero una vez conseguido, el éxito fue total. De junio a octubre dio toros y consiguió ganar tanto dinero como para amortizar el crédito y cancelar la deuda. Livinio ya era “don Livinio”.

En 1947 Livinio Stuyck ideó la Feria de San Isidro. Cuatro corridas de toros y una novillada que tuvo como triunfador a Pepín Martín Vázquez sin cortar ni una sola oreja. Su idea de crear una feria fue muy censurada y criticada, incluso por los taurinos. Pero ya no había vuelta atrás. San Isidro era una realidad.

El crecimiento de San Isidro le hizo a Livinio dar un paso más. Y en 1962 creó la Feria de Otoño, sin que en esas fechas fuera de obligado cumplimiento sacar el abono para no perder los derechos de San Isidro. La feria se compuso de tres corridas de toros, una de ellas mixta.

El 28 de septiembre se celebró la primera corrida en la historia de la feria de Otoño. A las cuatro y media de la tarde hicieron el paseíllo Luis Segura, Miguelín y Curro Romero. Los tres diestros se fueron de vacío en una tarde de viento y lluvia, como relató Cañabate en ABC.

Para los amantes de las estadísticas, quedan estos datos:

La primera oreja de la historia de la feria de Otoño la cortó Bernadó en 1962
El primer torero en salir a hombros en Otoño fue un novillero, Serranito en 1963
El primer torero en desorejar un toro en Otoño fue Gregorio Sánchez en 1963

Pero el primer intento de crear la feria de Otoño no fue tan exitoso como el de San Isidro. La feria de Otoño se perdió en el vacío al terminar la década de los 60 y no fue resucitada hasta 1979. En 1980 hubo otro parón. Pero desde 1981 hasta hoy, la feria de Otoño se ha celebrado de manera ininterrumpida en Las Ventas.









Comentarios