Anécdotas taurinas: Juan Belmonte y las vendas de la buena suerte


- Anécdotas taurinas: Juan Belmonte y las vendas de la buena suerte -

Contaba Belmonte que un día cuando lo estaba vistiendo para la corrida de Madrid su mozo de espadas, Antoñito, vio que le ponía debajo de las medias rosas unas vendas no muy limpias y le dijo:

“Antoñito, quítame esas vendas y ponme otras más limpias”.

–Antoñito le replicó: “Cállate y déjame a mí. Yo sé lo que hago. Estas vendas te darán suerte”.

Al llegar al Hotel, tras triunfar esa tarde, el mozo de espadas le dijo: ”¿Lo vés?¡Son las vendas de la buena suerte!”.

Siguió poniéndose las vendas en las siguientes corridas, cada vez más sucias, hasta que un día lo empitonó un toro de Santa Coloma y le dio una cornada en el muslo. Cuando lo llevaban a la enfermería vio al mozo de espadas a su lado y le dijo: “Antoñito ¡mira para lo que sirven tus cochinas vendas!”











Comentarios