Encaste Saltillo


Encaste Saltillo

Son de poco volumen, bajos de agujas, cara alargada, con el hocico afilado, estrecho de sienes. Las encornaduras de los ejemplares puros de Saltillo no aparecen excesivamente desarrolladas, más bien finas desde la base, y pueden ser corniveletos, cornivueltos o cornipasos. Las longitud de los cuernos es media o incluso más corta.





El cuello es largo y con escaso morrillo, la papada casi imperceptible (degollados). La línea dorso-lumbar es muy recta, la grupa redondeada y las extremidades finas y de longitud media, acordes con el resto del esqueleto, mientras que la cola es fina y no muy larga.

Las capas son cárdenos y las negras, y dentro de estas últimas la negra entrepelada. Los accidentales que acompañan a dichos pelajes son entrepelado, bragado, meano, axiblanco, listón y rabicano.

Son muy agresivos, con muchas complicaciones a la hora de torearlos, tanto con el capote como con la muleta puesto que desarrollan mucho sentido durante la lidia. Tienen como virtud la humillación.














Comentarios