Anécdotas taurinas: El Cordobés y el conejo


El Cordobés y el conejo

Cuando El Cordobés era novillero, tras dar muerte al animal en turno, se dispuso a dar la vuelta al ruedo. Y durante esa vuelta al ruedo le lanzaron un conejo que cogió al vuelo y que llevó hasta finalizar la vuelta al ruedo.





Al finalizar esta, se dispuso a dar una segunda vuelta al ruedo cuando el público presente no estaba pidiendo esa segunda vuelta. 

Posteriormente, cuando ya acabó y se fue a las tablas su apoderado, Rafael Sánchez El Pipo se le acercó para preguntarle el porqué de esa segunda vuelta al ruedo. La contestación de El Cordobés fue la siguiente:

“He dado la segunda vuelta al ruedo para ver si alguien me tiraba las papas para acompañar al conejo”.










Comentarios